Sofás y mudanzas

2016-03-17 AquaClean Technology

Por fin has encontrado el piso ideal. Es el momento de abandonar el nido y comenzar una nueva aventura en solitario (o no). Esto puede ser una bendición o una verdadera tortura. Nosotros te recomendamos que te lo tomes con humor y filosofía porque después de una mudanza, salen las mejores historias para contar durante una cena con amigos.

 

tejidossofa1_1

Colección Haruka 55 y Matsue 55 del Fashion Book 16 de Visual Textures by Aquaclean.

Las mudanzas tienen sus ventajas y sus inconvenientes. Si eres una persona optimista, verás en una mudanza la oportunidad perfecta de hacer revisión de tu vida, deshaciéndote de todo aquello que no quieres o necesitas, para comenzar en tu nueva casa con karma renovado.

Si por el contrario, eres una persona negativa, que todo lo ve gris oscuro, casi negro, malo. Nuestro consejo: no te muevas de donde estás porque lo vas a pasar muy mal.

Transportar mil y una cajas (a pesar de haber hecho una buena limpieza, que nunca es suficiente), puede resultar pesado, sí, pero ¿y los muebles? Llámese cama, estanterías, cómoda, sillas, sillón o sofá, ¿qué hacemos?

tejidossofa2

Pues lo que se pueda desmontar, desmóntalo porque te será mucho más fácil transportarlo, asegurándote que cuando lo montes, no te sobre ningún tornillo. Y lo que debas mover de una sola pieza, que te ayuden tus amigos, que para eso están.

Después de esta breve presentación, y con el objetivo último de que disfrutes de tu nueva casa sin ningún contratiempo, te vamos a dar una serie de trucos para hacerte muchísimo más llevadera una mudanza, y que la estrella de tu hogar, tu sofá, llegue sano y salvo a su destino. Toma nota.

¿Cómo desmontar el sofá para una mudanza?

Nadie como tú conoce mejor a tu sofá, pero ¿sabes si es desmontable? Si no lo es, la estrategia “ayuda + amigos = sofá + pizza”, siempre suele funcionar, así que hazte con un rollo de plástico de embalar y tira mano de agenda.

tejidossofa3

Si por fortuna, tu sofá sí que es de los que se desmontan, puedes respirar tranquilo, ya que el trabajo va a ser más llevadero, pero no por ello más fácil.

Primero, quita todos los cojines y asientos que puedas. Todo pesará bastante menos. Y no olvides embalarlo bien, porque las mudanzas son muy sucias. En caso de ser un sillón estilo chaise longue, empieza por quitar la parte más larga, es decir, la que le da el nombre al mismo. Si crees que puedes olvidar cómo van las piezas, te recomendamos hacerte un dibujo o esquema (más vale prevenir…). A continuación, y ayudándote de herramientas como destornilladores, separa las partes restantes con cuidado de no perder ninguna pieza por el camino.

Una vez tenemos esto listo, seguimos con la parte reclinable de la espalda y los brazos, si las hay. En este caso, todo depende del fabricante, ya que cada uno utiliza un método de fabricación en sus sillones para abatir o reclinar las cabeceras o el propio respaldo. Un truco es observar las costuras en la parte trasera del sillón, ya que muchos colocan en esa zona todas las palancas y demás elementos que hacen que el sofá se recline.

tejidossofa5

Colección Haruka 55, Matsue 55, Mika 28 y Mika 55 del Fashion Book 16
de Visual Textures by Aquaclean.

Una vez lo tenemos por partes, toca envolverlo bien en plástico y con cuidado sacarlo de casa. Ten en cuenta el tamaño del ascensor (en caso de vivir en un edificio) antes de ponerte a hacer nada, así como del hueco de la escalera, ya que puedes encontrarte con la sorpresa de que no quepa por ninguno de los dos lugares, por lo que no tendrás más remedio que llamar a una grúa para que lo saquen por algún ventanal de la fachada. Pero para tu tranquilidad, y a no ser que tengas un súper-mega sofá, estos casos suelen ser poco comunes.

Cargamos todas las piezas en el camión y ponemos rumbo a nuestra nueva casa. Vigila tener controladas las piezas más pequeñas, que suelen ser las que se pierden con mayor facilidad en los traslados, y sobretodo que el sillón haya quedado bien cubierto para que no sufra golpes y desperfectos por el camino.

¿Cómo volver a montar el sofá?

Qué bien se está en casa, ¿verdad? Pero aún queda desembalarlo todo y montarlo. Hazlo por partes según vayas necesitándolas. Nada de volverse loco amontonando todas las piezas del puzzle a la vez, porque nos podemos hacer un lío.

tejidossofa4

Colección Naomi 316 del Fashion Book 16 de Visual Textures by Aquaclean.

Como con casi todo en esta vida, más vale la maña que fuerza, así que ármate de paciencia y una detrás de otra, vuelve a unir las piezas, teniendo cuidado de no dejarte ninguna.

De todas formas, debemos asumir nuestras limitaciones, y si vemos que no vamos a ser capaces ni de cortar la cinta adhesiva del embalaje, mejor rodéate de amigos manitas que te hagan el trabajo sucio, o directamente paga por ello. Te lo digo por experiencia, esta opción nunca falla.